Ayuntamientos 2.0

Fundación Juan de Dios Oña

Fundación Juan de Dios Oña

En la notaría de D. Antonio Sanz Tallada, en Tarrasa, el 9 de noviembre de 1917, tuvo lugar la constitución de la escritura por la cual se crea la Funadación Juan de Dios de Oña, otrogada por el ejecutor testamentario D. Joaquin Sanz y Caminals, abogado, vecino de Barcelona, en nombre de Don Juan de Dios de Oña y Ribalta, súbdito de la República de Cuba, fallecido en París el veinte de octubre de 1916.

 ¿Quién fue Juan de Dios de Oña Ribalta?

Juan de Dios de Oña Ribalta nació en Sagua la Grande (Cuba), el 8 de marzo de 1868. Hijo de Don Juan de Oña y Urría y de Dña. Carmen Ribalta León. Estubo casado con Dña. Isabel Ribot. Tuvieron un hijo llamado Jorge Oña Ribot. Murió en París el 20 de octubre de 1916. Sus restos están en La Habana.

¿Qué hacía Juan de Dios de Oña Ribalta en Cuba?

Muchos españoles del siglo XVIII y XIX se fueron a hacer las Américas. Y luego muchos de ellos volvieron a España cuando comenzaron las guerras de independencia de esos paises. Son los llamados indianos. La familia Oña se fue a Cuba, a Sagua la Grande, que durante muchos años solo fue una pedanía de Santa Clara, hasta que el cultivo de la caña de azúcar la conviertieron en una ciduad próspera a partir de 1835. Juan de Oña y Urría, su padre, tenía varios ingenios (así llamaban a las fincas en las que se producía la caña y se extraía el azúcar) en Sagua la Grande (Armonia, Purrio, Manuelita) y junto con otras familias (Ribalta, Lamadrid, ...) construyeron carreteras, líneas de ferrocarril y hasta hicieron un puerto en la propia Sagua para poder transportar y exportar sus producciones de azúcar. Sin azúcar no hay país, era una frase frecuente en esa época entre estos propietarios industriales. Estas infraestructuras las pagaban de su propio bolsillo. Fue alcalde de Sagua la Grande en 1872. Su hijo Juan de Dios de Oña y Ribalta heredó los negocios de su padre y los amplió con nuevos ingenios (Resulta) y administró los negocios de otros indianos como los de su abuelo Tomás Ribalta que se había retirado a vivir a Barcelona.
Otra característica de estas familias es que hacían matrimonios entre ellos, juntando así las fortunas de unos y de otros: los Oña con los Ribalta, los Lamadrid con los Ribalta o los Goytisolo.
Para la explotación de esos negocios empleaban mano de obra esclava. En Cuba el número de esclavos aumentó constantemente durante esos siglos.

Juan de Dios de Oña y Ribalta filántropo en Sagua la Grande

En su ciudad natal este hombre donó dinero para obras benéficas: constituyó la fundación Oña-Ribalta (en memoria de sus padres), ideó, construyó y amuebló el Asilo de ancianos, fundó el Liceo de Sagua. A su muerte, y con el dinero que producían sus negocios, se construyó el Hospital de maternidad, una casa escuela en la Villa del Undoso. Todas estas obras benéficas tenían asignados unos recursos económicos para su mantenimiento procedentes de rentas de capital o de las explotaciones de caña de azucar.

¿Por qué realiza la fundación en Leiva?

Pues bien, resulta que el padre de Juan de Dios de Oña, era de Leiva y, no sabemos (de momento) cuando emigran a Cuba. Se llamaba Juan de Oña Urría y su esposa (suponemos  que se casaría en Cuba) era Mª. del Carmen Ribalta y de León. Los padres de Juan de Dios Oña sí eran nacidos en Leiva y se llamaban Juan Antonio de Oña y Victoria Urria. Para rendir un homenaje a la memoria de su padre y a la villa que lo vio nacer es por lo que decide crear la Fundación Juan de Dios de Oña tras su fallecimiento, dejándolo escrito y detallado en su testamento.

¿Qué fines persigue esta fundación?

Se trata de crear según reza el testamento, “una institución benéfico docente particular” en la villa de Leiva, “procurando educación e instrucción absolutamente gratuita a los niños de ambos sexos comprendidos en las edades de los tres y los trece años cumplidos” que hubieran nacido o residieran en Leiva.

¿Cómo se financia y mantiene la Fundación?

Todos los gastos derivados de la actividad desarrollada por la fundación (sueldos de maestros, mobiliario escolar, material escolar, reparaciones del edificio, ...) se sufragaran “con los bienes del fundador Juan de Dios de Oña y Ribalta, o sea con el legado de cuarenta mil pesos” que quedan invertidos en títulos de la deuda perpetua interior de España a un interés del cuatro por ciento; quedan depositados en la sucursal del bano de España en Haro, con caracter de intrasferibles y a perpetuidad.

¿Cómo se administra la Fundación?

(continuará)


Gobierno de La Rioja | Agencia del Conocimiento y la Tecnolog�a Agencia del Conocimiento y la TecnologíaGobierno de La Rioja

Gobierno de La Rioja

Valid XHTML 1.1 �CSS V�lido! TAW. Nivel A. WCAG 1.0 WAI